Motores para todos los gustos en formato de segunda mano

vehicle-193213_640

Cuando nos compramos un coche la gran pregunta que siempre nos hacemos suele ser: ¿diesel o gasolina? No es una cuestión baladí, porque de nuestra elección dependerá la durabilidad de nuestro utilitario, el coste de los recambios y un montón de cuestiones más que pueden afectar, qué duda cabe, a nuestro bolsillo. Vamos a repasar todo esto, a ver si nuestra información puede ayudarte a decidirte cuanto antes.

En primer lugar tenemos que tener en cuenta que un motor diesel es más caro que uno que funcione con gasolina. No es una información que nos hayamos inventado, es algo que queda constatado en cuanto nos ponemos a buscar precios en Internet o en las revistas especializadas. Así que si andamos más justos de dinero quizá la elección de un gasolina sea la correcta… O no.

Y es que si el precio de un motor diesel es más caro, resulta evidente que su vida útil es muchísimo más amplia. Aunque hoy en día los motores de gasolina están muy afinados y duran más allá de los 200.000 kilómetros, no es menos cierto que un diesel es aun más operativo. Así que quizá debas sacrificarte un poco, ahorrar algo más y apostar por el diesel… Aunque depende de para qué lo vayas a necesitar.

En efecto, si trabajas lejos de casa y tienes que desplazarte todos los días, el diesel es una opción enormemente recomendable. Es un motor más caro, cierto, pero dura más y consume menos, así que a la larga el ahorro puede ser importante… Aunque sus reparaciones son más costosas.

Es cierto, arreglar un motor diesel es más caro que reparar uno de gasolina. Aunque siempre queda la tercera vía, que es la que nosotros te ofrecemos, esto es, poder comprar un motor de segunda mano rectificado y reparado, lo que te reportará un ahorro cierto y comprobable y te facilitará mucho todo lo relacionado con el ahorro. Y si por las circunstancias que fueran no pudieses comprar un motor entero en nuestro sitio, también te damos la posibilidad de adquirir piezas del mismo para así ahorrar aún más y seguir usando tu coche.

Como  ves, la elección de una u otra opción depende de tu día a día. ¿Vas a usar tu coche solamente para viajar o para ir a ver a tus parientes una vez cada quince días? Cómprate entonces un gasolina. ¿Necesitas un coche diariamente para ir de un sitio  a otro? Elige un diesel. Pero escojas lo que escojas, ten siempre en cuenta que nuestras ofertas serán definitivas a la hora de reparar tu coche, sea de la opción que sea, y no despilfarrar todos tus ahorros en el intento.